REPARACIÓN HISTÓRICA: CAPITANICH Y ALBERTO FERNÁNDEZ INAUGURARON EL ACUEDUCTO DE EL IMPENETRABLE CHAQUEÑO

“Tienen un gobernador obsesionado con darles derechos; Coqui tiene el propósito de terminar este mandato llevando agua potable a todos los chaqueños”, dijo el presidente tras resaltar la prioridad que el Gobierno nacional le otorgará al Norte grande durante su gestión. En tanto que Capitanich remarcó que “es con acciones de esta naturaleza que se reparan injusticias y asimetrías históricas”


En uno de los acontecimientos históricos más importantes para la provincia en los últimos años, el gobernador Jorge Capitanich y el presidente Alberto Fernández dejaron oficialmente inaugurado el acueducto de El Impenetrable, que una vez completo con su segunda etapa garantizará agua potable para más de 60.000 chaqueñas y chaqueños de áreas periurbanas y rurales.

La obra, supervisada por el Plan Belgrano Hídrico (ex Norte Grande), dependiente de la Dirección Nacional de Agua Potable y Saneamiento de la Nación y financiada por el Banco Mundial, beneficiará inicialmente a las comunidades de El Pintado, Wichí, El Sauzal y Misión Nueva Pompeya. En la siguiente fase llegará incluso hasta Fuerte Esperanza.

Como en cada una de las oportunidades que tuvo para exponer los problemas estructurales de las regiones del NEA y del NOA, Capitanich volvió a insistir en la necesidad de “reparar las injusticias y las asimetrías de tantos años”. “Se logra con acciones y obras de esta naturaleza, que implican poner a nuestras tierras de El Impenetrable, a la Argentina, al Chaco y al norte grande de pie y con dignidad”, aseguró.

Con la inauguración de este jueves, quedaron también habilitadas las plantas potabilizadoras de Nueva Pompeya y de Wichí, dejando oficialmente en funcionamiento la primera etapa del acueducto: 55 kilómetros de extensión que comprenden la toma del Río Teuco en El Pintado, conductos de agua cruda y tratada, e instalaciones de tratamiento y almacenamiento para Wichí, El Sauzal y Nueva Pompeya.

Este tramo, demandó una inversión de 77 millones de dólares y permitirá producir y transportar hasta 600 metros cúbicos por hora. La obra fue licitada en el 2014, inició en el 2015, y entre el 2016 y el 2019 ante la falta de financiamiento del Gobierno de Mauricio Macri disminuyó el ritmo de los procesos planificados. Fue recién en el 2020 que los trabajos recobraron el impulso que habían tenido en su origen.

 “Esta es una verdadera reparación histórica. Nuestra provincia no pagó un centavo por los préstamos contraídos, ni contrapartidas financieras, lo que recibimos son estas obras que dignifican a miles y miles de familias”, destacó el gobernador al referirse al respaldo brindado tanto en la actual administración de Alberto Fernández como en la presidencia de Cristina Fernández -cuando este acueducto empezó a construirse- y recordando también el legado del ex presidente Néstor Kirchner, quien hizo posible el entonces programa de financiamiento del Norte Grande.

 “Estoy muy feliz de que Néstor, Cristina y yo hayamos sido capaces, Néstor de pensarlo dándole esos derechos al Norte Grande, Cristina de empezarlo y yo de concluir esta obra que es agua para argentinos y argentinas que viven en El Impenetrable”, dijo en la misma sintonía el presidente, ponderando el trabajo de gestión del mandatario chaqueño.

 “Tienen un gobernador obsesionado con darles derechos. Coqui tiene el propósito de terminar este mandato llevando agua potable a todos los chaqueños y ha encontrado en Katopodis un socio para hacerlo, así como en mí, que antes que nada voy a darle atención al norte argentino”, sostuvo Alberto Fernández.

Segundo tramo ya licitado

El 5 de marzo pasado se licitó además la segunda etapa del acueducto que irá desde Misión Nueva Pompeya hasta Fuerte Esperanza: 49 kilómetros que serán íntegramente abastecidos por la planta potabilizadora que quedó inaugurada en esta oportunidad. Demanda una inversión de 24 millones de dólares que también será financiada por el Banco Mundial y tendrá un plazo estimado de ejecución de 24 meses.

Se trata de un acueducto de 450 mm de diámetro que contará con un centro de distribución en Fuerte Esperanza más sus respectivas ramificaciones y conexiones domiciliarias. Además, se sumarán otras 250 cisternas -ya hay 750- y los 1.000 techos que faltaban para finalizar los sistemas de acopio y tratamiento de agua de lluvia destinados a unas mil comunidades rurales dispersas.

Cuando ambas etapas estén funcionando a pleno se transportarán más de 1.000 metros cúbicos por hora, llegando a 60 mil chaqueñas y chaqueños. “Este es el resultado de un gobernador que tiene en claro qué necesita en su comunidad”, remarcó por su parte el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis.

“Estamos poniendo en marcha esta planta que va a permitir que miles de vecinos tengan lo que se merecen, agua potable, un derecho básico que tenemos que garantizar en cada rincón de la Argentina, y dejando en claro cuáles son las prioridades de nuestro gobierno”, manifestó el funcionario nacional.

Por la comitiva nacional estuvo además el ministro del Interior, Eduardo De Pedro, mientras que por la provincia acompañó la vicegobernadora Analía Rach Quiroga, a quien Capitanich volvió a reconocerle ser la primera mujer de la historia en ocupar el cargo. También el presidente de Sameep, Leonardo Aguzín; el ministro de Planificación, Economía e Infraestructura del Chaco, Santiago Pérez Pons; el intendente de Nueva Pompeya, Vicente González; y el gerente de Planificación y Desarrollo de Sameep, Ricardo Requena; entre otros jefes comunales del norte chaqueño y funcionarios del gabinete provincial.

 Puerto Las Palmas

Además, el Gobierno nacional se comprometió a asignar los recursos necesarios para que en los próximos 90 días se pueda avanzar con la licitación pública para dar inicio a la construcción de la Terminal de Cargas de Puerto Las Palmas, que se encuentra sobre la Hidrovía Paraná-Paraguay.

Las obras requerirán una inversión de más de 500 millones de pesos que contará con el aval del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para avanzar con el financiamiento. El canal de navegación es estratégico, ya que cuenta con un nivel de agua (calado), continuo y suficiente para operar sin necesidad de obras de mantenimiento de dragado.